Suspiré profundamente al releer sus palabras. El alma se percataba de tan bella ilusión que poco a poco se consumía en el fuego lento del llamado amor.
Tatiana C. (via migajasyescritos)